Con la temporada de bodas oficialmente inaugurada y con la tuya a la vuelta de la esquina seguro que te estás preguntando ¿Por qué gastarme una millonada en algo que sólo voy a usar unas horas?

Sin lugar a dudas el vestido de novia es uno de los objetos más caros de nuestra vida si tenemos en cuenta el corto espacio de tiempo que lo disfrutamos. Cierto es que a todas nos hace ilusión estrenar esta prenda en un día tan especial pero seamos prácticas, ¿por qué no comprar un vestido de segunda mano? El ahorro puede ser significativo y además lo usado, lo vintage ¡está de moda!

Internet nos lo pone cada vez más fácil: En Nuptialista puedes encontrar vestidos de novia de segunda mano de primeras marcas y con más de un 60% de descuento. Sin duda una muy buena opción para aquellas que no renuncian a lucir un buen diseño en su gran día pero a las que su supuesta boda low cost ya se ha excedido del presupuesto en repetidas ocasiones.

Si llevas la tradición en las venas y no hay quien pueda convencerte de optar por un vestido usado quizás puedas plantearte recuperar tu inversión una vez pasada la fecha. Siendo sinceras lo de que tu hija herede tu vestido ya no se lleva y encontrar un espacio adecuado para guardarlo no es tarea fácil, así que puedes vender tu vestido de novia con Nuptialista

y decidir el precio por el que te gustaría venderlo. ¡Recuperas un poco de dinerillo y además haces a otra novia feliz!

www.nuptialista.com